Me llamo Bea, soy diseñadora gráfica e ilustradora y me dedico a la ilustración para branding. Ayudo a nuevos negocios a crear su identidad de marca o a negocios ya establecidos a refrescarla a través de la ilustración, normalmente en clave de humor. Uniendo creatividad con humor, conseguimos una imagen con personalidad, más cercana que conecta y capta la atención del público y a la vez, se diferencia de la competencia.

¿Porqué Fun Branding? Porque lo que vas a conseguir es una imagen con más personalidad, que atraerá y captará la atención de tu público (garantizado). Crearás un primer contacto con tus clientes potenciales y reconectarás con los que ya tienes (o tenías) porque tendrás una imagen que empatiza, te acerca y conecta con ellos a través de la ilustración y el humor. Además te diferenciará de tu competencia, porque estás comunicándote en otro lenguaje al que no está acostumbrado tu target.

 

FUN IDENTIDAD VISUAL

Logo, tarjeta, tipografia, papelería, redes… La imagen que proyectará tu empresa a nivel visual.

Qué es lo que prefieres ¿algo bonito pero sin sustancia o algo ingenioso que te atrape? Te propongo que optes por lo segundo, porque eso es lo que atraerá a tus clientes.

FUN PACKAGING

Cajas, etiquetas para botellas, latas, vasos y bolsas de papel… recipientes deshechables en general. Esto es lo que significa packaging en el caso de que no conocieras este término.¿Te imaginas cómo quedaría tu producto con un packaging divertido que se te fueran los ojos nada más verlo? No te lo imagines ¡mirálo y pruébalo!

FUN PAPER

Pósters, flyers, tarjetas, trípticos… lo que se llama papelería promocional. Todavía hay hueco para el papel en pleno siglo XXI.

Házle tu también un sitio en tu corazoncito e imprime para promocionar eventos, cursos, apertura de nuevos locales, descuentos, vales ¡¡lo que quieras!!

FUN «MERCHA»

“Mercha”, merchandising… otros elementos promocionales de tu negocio.

Camisetas para tu staff, regalos para tus clientes, libretas y bolis para volver al noble arte de la escritura, taza para el café a media mañana… con el “mercha” ¡no hay límite!